AUTODEFENSA PSIQUICA DION FORTUNE PDF

Cuando inici el estudio de las Ciencias Ocultas, stas eran todava algo sumamente escondidas y secretas. Las diversas sociedades pblicas existentes eran, o bien puramente exotricas y elementales, o bien una mera superchera. Resultaba, por tanto, extremadamente difcil saber dnde buscar autnticas enseanzas. En consecuencia, y a menos que tuviese uno un gran instinto psquico, quedaba alejado de cualquier tipo de conocimiento. Pero hoy en da la situacin ha cambiado hasta cierto punto, y el problema sigue siendo el mismo para mucha gente.

Author:Goktilar Mazubei
Country:Bhutan
Language:English (Spanish)
Genre:History
Published (Last):28 September 2014
Pages:331
PDF File Size:12.47 Mb
ePub File Size:13.5 Mb
ISBN:278-2-14974-692-4
Downloads:24998
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Vokus



Cuando inici el estudio de las Ciencias Ocultas, stas eran todava algo sumamente escondidas y secretas. Las diversas sociedades pblicas existentes eran, o bien puramente exotricas y elementales, o bien una mera superchera.

Resultaba, por tanto, extremadamente difcil saber dnde buscar autnticas enseanzas. En consecuencia, y a menos que tuviese uno un gran instinto psquico, quedaba alejado de cualquier tipo de conocimiento. Pero hoy en da la situacin ha cambiado hasta cierto punto, y el problema sigue siendo el mismo para mucha gente. Por tanto, cabe preguntarse si desean realmente o no entrar en contacto con las enseanzas del ocultismo.

Estamos tan acostumbrados a pensar que, para alcanzar conocimientos prcticos de ocultismo, hay que apartarse del mundo, que la inmensa mayora de la gente prefiere no seguir en absoluto dicha Va. Eso significa que numerosas personas que podran haberse visto ayudadas por sus enseanzas, renunciaron de entrada a su estudio, lo que yo considero lamentable. Cuanto ms pienso en ello ms me doy cuenta de que la labor de los adeptos es una cosa, y las enseanzas generales a cargo de un profesor otra muy distinta.

Las proezas realizadas por un gimnasta entrenado estn totalmente fuera del alcance de una persona normal y corriente; sin embargo, los mismos ejercicios que sirven a un gimnasta para entrenarse - aunque no practicados con idntica intensidad -, sirven para mantener a una persona fuerte y en forma, siempre que los practique con regularidad. Opino que lo mismo ocurre con el ocultismo. Si desea convertirse en adepto y llevar a cabo grandes proezas de magia, ser usted el equivalente del gimnasta profesional, y eso le exigir un fatigoso entrenamiento.

Pero considero que otra aplicacin de esta obra es divulgar las enseanzas ocultistas bsicas entre personas que no son capaces de renunciar a todo, cuyo karma las mantiene estrechamente ligadas a la vida comn y cotidiana. Es interesante sealar que, cuando se produjo el renacimiento del ocultismo en Occidente hacia , fueron tres los movimientos que comenzaron a tener auge: el Ocultismo, el Espiritualismo y el Movimiento de las Ciencias Cristianas, con un Nuevo Pensamiento como consecuencia de todo ello.

Se trata de tres lneas distintas de abordar las fuerzas ocultas: el ocultista basa su trabajo en la tradicin y, generalmente, utiliza mucho las 8 ceremonias; el espiritualista intenta conseguir lo mismo, pero carece de tradicin y basa su trabajo en los experimentos; el cientfico cristiano carece de tradicin y no practica experimentos sino que basa su trabajo en la hiptesis de los poderes de la mente.

Tanto el Espiritualismo como las Ciencias Cristianas son procedimientos puramente aproximativos. Si uno estudia los mtodos curativos practicados por los seguidores de las Ciencias Cristianas, comprueba que son vlidos y eficaces, pero quienes los utilizan rara vez son capaces de explicarlos.

El Ocultismo es la base cientfica de todos estos movimientos, y puede explicar los fenmenos de esas diferentes modalidades de experiencia y prctica; en eso precisamente radica su importancia. Las Ciencias Cristianas y el Nuevo Pensamiento dan frutos valiosos, pero no ofrecen explicaciones aceptables por ninguna persona reflexiva. Es, por tanto, necesario encontrar una base que contribuya a racionalizar esos resultados.

Mantengo que en las doctrinas esotricas se encuentran las explicaciones que buscamos para tantos y tantos fenmenos extraos de la vida, y que todo el mundo se enriquecera con su conocimiento. La vida sera muy distinta si poseyramos la clave de su significado. Sin ella, somos como hojas arrastradas por el viento; no sabemos ni quines somos ni adonde vamos; estamos ciegos y vagamos de un lado a otro, sin garantas de que no nos caeremos por un precipicio. Pero si conocemos y profundizamos en las doctrinas esotricas, nos veremos a nosotros mismos como parte del Todo.

Veremos nuestro lugar en la Naturaleza, de donde venimos y adonde vamos, y veremos nuestra relacin con el Cosmos, con lo que el sentido de la vida se abrir plenamente ante nosotros. Eso es lo que puede ofrecer la ciencia esotrica: una aplicacin amplia, profunda y prctica del ocultismo. Mi experiencia con numerosos cientficos esotricos es la siguiente: realizan una especie de estudio intelectual del mismo, pero no lo aplican a problemas prcticos.

Se entregan en mayor o menor grado a trabajos de investigacin, a estudiar sistemas simblicos, la Cabala, etc. Adems, esas adivinaciones son en su conjunto espurias y tienden a desmoralizar a la gente y a deteriorar su visin de la vida.

Si a una persona le va a ocurrir una cosa buena o mala en un futuro prximo, de qu sirve decrselo? No obstante, pueden contribuir a encontrar una explicacin de las cosas en una interpretacin de la vida.

Cuando estudiamos las enseanzas esotricas de la evolucin, contemplamos cmo ante nosotros se abre una visin espectacular. Y, por supuesto, la creencia en la reencarnacin va 9 implcita en el ocultismo, como en la transferencia de pensamientos; creo que en ella poseemos una de las enseanzas ms esclarecedoras que se puede ofrecer para iluminar los problemas de la vida.

Qu puede hacer un ser humano en una sola vida para ganarse el cielo o el infierno por toda la eternidad?. Es evidente que la teora de la reencarnacin es mucho ms razonable, con su idea de abandonar la vida y volver a ella, repitiendo el ciclo una y otra vez para conseguir ms y ms experiencia. Desde mi punto de vista, se trata de un concepto maravilloso de la existencia, que implica que, detrs de nosotros, existe una larga cadena de reencarnaciones.

No las recordamos porque los eslabones de la memoria se han roto, pero estn ah, y la Chispa Divina constituye el ncleo de cada uno de nosotros, alrededor del cual la experiencia ha ido creando un todo: el carcter, el temperamento y las capacidades de cada ser humano.

Esa concepcin nos ofrece una filosofa sumamente profunda acerca de la vida. Si la vida est regida nicamente por el ciego azar, seremos siempre unos seres mseros y desdichados; pero si comprobamos que los contornos generales de las experiencias espirituales que la vida nos aporta estn determinados por nuestra propia alma, comenzaremos a comprender cmo hay que tomar las cosas.

Se plantea entonces otra cuestin: la gran doctrina esotrica de los planos invisibles de la existencia. Esas enseanzas nos dicen que lo que percibimos a travs de los cinco sentidos no constituye la totalidad de la existencia. Eso es algo que pueden confirmar las ciencias exotricas mediante el empleo del microscopio, etc.

Pero el ocultismo va mucho ms lejos, y afirma que existe tambin todo un reino de la mente y el espritu, que no somos capaces de percibir con nuestros sentidos fsicos. En l moran las grandes Fuerzas que inspiran la vida y sus circunstancias. En l se encontrar la clave de las condiciones de la vida en el plano fsico, y no en ningn otro lugar.

Individuos como Cou manipulan con xito esas fuerzas invisibles. Si comprendemos estas condiciones, nos veremos liberados, seremos capaces de trabajar con esas fuerzas y manipularlas nosotros mismos. Pero slo podremos hacerlo dentro de lmites definidos. Las Ciencias Cristianas no fijan lmite alguno; pero si nos fijamos en los resultados que obtienen sus partidarios, comprobaremos que esos lmites existen realmente. Hay cosas con las cuales no es prudente mezclarse.

El ocultista no intenta dominar la Naturaleza, sino alcanzar la armona con esas grandes Fuerzas Csmicas y colaborar con ellas. Se puede ver un ejemplo de ello si se contemplan las gabarras que navegan por el Tmesis, y que se aprovechan de la subida de la marea. Sus tripulantes hacen uso de su conocimiento de las mareas, y el ro pone el resto. En nuestra 10 vida, deberamos hacer gala de esa misma sabidura y conocimiento.

Deberamos comprender las leyes naturales de lo No Visto; pues se trata de leyes naturales, y no hay en ellas nada falso ni artificioso. Si las entendemos, podremos conseguir que la vida sea completamente diferente.

Existen, por supuesto, determinadas condiciones que deberemos aceptar, y que son fruto del karma; pero no deseo que mis lectores acepten la idea de karma de la forma cruda y sin matices con que algunas veces se expone.

No se trata de una cuestin de ojo por ojo, diente por diente, que, si le robas a uno en esta vida, esa misma persona te robar a ti en la siguiente. No es as de sencillo. Significa que hay algo en tu naturaleza que debe ser asumido y modificado antes de alcanzar la armona. En la medida en que ese factor concreto est en tu naturaleza, provocar un tipo parecido de problema o desgracia en tu vida. Los errores intencionados, el hacer deliberadamente el mal, suelen ser castigados en vidas futuras; es posible que no en sta todos nosotros hemos visto cmo los malos medran y viven felizmente sin que les pase nada , pero las repercusiones de un acto malvado continan, le son anotadas a uno en su cuenta y, antes o despus, tendr que pagar por ellas.

Sin embargo, el pago es siempre en valores espirituales. Aprendes que tienes que llevar a cabo determinados ajustes, y una vez que lo has hecho la presin desaparece y ests libre. De ese modo, poco a poco, vamos consiguiendo carcter y equilibrio. Obtenemos nuestra libertad aprendiendo las lecciones que la vida nos impone, y si nos negamos a hacerlo, stas se hacen cada vez ms y ms drsticas. Cuando la gente ha alcanzado un determinado grado de desarrollo, se vuelve ms sensible y posee mayor fuerza espiritual, con lo que sus problemas se agudizan.

El alma puede haber decidido seguir avanzando rpidamente y hacer frente en forma concentrada al karma que le resta. Los problemas parecen acumularse entonces sobre ella, y, asumindolos, el alma se purifica, con lo que, en su siguiente reencarnacin, empezar ya libre de ellos. Una sola encarnacin no basta para ofrecernos una clave, y nos deja slo con la sensacin de injusticia; no obstante, si somos capaces de contemplar la evolucin de nuestras vidas anteriores, veremos las cosas de manera completamente distinta.

Deberamos estudiar siempre la realidad a la luz de al menos tres vidas. Y tambin en ese plazo podremos conseguir nuestros propsitos. Estamos fijando ahora las condiciones de nuestra vida siguiente; aunque, en el presente, debemos hacernos cargo de todo o parte del karma que nos rest de la anterior. Algunas personas dicen: La vida es tan dura que con una sola basta. Pero hay otra manera de ver las cosas. Si comparamos nuestros problemas y tribulaciones con los largos eones de todas nuestras 11 vidas, se nos aparecern con proporciones diferentes.

El alma experimenta una gran sensacin de libertad cuando se da cuenta de que el Yo contina, y de que esta vida o encarnacin es slo un incidente en su carrera. No podemos conceder a nadie esa libertad limitndonos a explicarle las bases lgicas de la misma, pero s la comprensin sbita de que ha habido algo antes, lo que provoca una notable alteracin en los valores por los que se rige su vida.

Una vez ms, si estudiamos los problemas que nos aquejan en nuestra vida, podemos descubrir que se deben a que estamos intentando resolver las cosas rpidamente y evolucionando demasiado de prisa.

Decimos: Estas son las condiciones materiales que nos afligen; por tanto, nos son necesarias, y debemos aprender las lecciones que de ellas se derivan. Intentamos interpretar el significado espiritual de esas experiencias. Desarrollamos nuestras almas meditando sobre las mismas.

Cuando el alma ha adquirido esa cualidad o aprendido la leccin que tena que aprender, la carga krmica desaparece. Cuando la gente se enfrenta con las condiciones materiales de su vida, no cambia hasta verse libres de ellas. Creemos que seramos felices de cambiar determinadas cosas; pero no, las condiciones estn dentro de nosotros mismos, y aunque las hiciramos desaparecer, eso slo servira para provocar otras similares.

Mientras trabajaba en una clnica para enfermos nerviosos vi cmo ocurra una y otra vez. Los mismos problemas se repetan en la vida de una persona. Por ejemplo, estaba una mujer que haba sido atacada por vagabundos tres o cuatro veces en su vida. No es normal que eso le ocurra a nadie al menos en condiciones normales. Tambin era frecuente que una misma mujer se hubiese visto sometida a un hombre dominante y tratada con crueldad: primero por su padre, luego por su marido y despus por su jefe.

En la vida de una persona vemos como se repite una y otra vez un determinado tipo de problema; debe haber algo que determina esa repeticin de experiencias. Si cualquiera de nosotros mira hacia atrs y repasa su vida, comprobar que algo parecido nos ha ocurrido tambin, en mayor o menor medida; debe haber en nosotros mismos un factor predominante que atrae a esas fuerzas invisibles. La nica forma de hacer frente a las mismas consiste en cambiar nuestro carcter mediante la meditacin, construyendo nuevas formas de pensar o destruyendo deliberadamente aquellas que constituyen los canales o vas de acceso de esas cosas indeseables hacia uno mismo.

Esas son las aplicaciones prcticas del ocultismo, y no necesitamos ser adeptos para aplicarlas. De una forma u otra, estamos todo el tiempo construyendo formas de pensar; y nuestros pensamientos no slo influyen en nosotros, sino que crean canales o vas que atraen a las correspondientes formas del propio 12 Cosmos. Si se rodea uno de pensamientos de odio, atraer hacia s alguna modalidad de odio csmico.

El ocultista tiene un sistema para etiquetar o clasificar esas fuerzas que le permite hacer frente a ellas. Encontramos un sistema de ese tipo en el rbol Cabalstico de la Vida, y las creencias en que se basa pueden resultar enormemente valiosas en la vida, pues nos ensean el enorme poder de la mente, los lmites estrictos dentro de los cuales funciona y lo que podemos hacer con l.

Esas doctrinas deberan suscitar cada vez ms y ms reflexiones.

ZARKO LAUSEVIC GODINA PRODJE DAN NIKAD PDF

Autodefensa psíquica

MirtaSegoviano Trminoutilizadoenpsicoanlisisparadesignartantolosprocesos,lasvasylosmecanismosmentalescapacesdeoperar transferenciasdeorganizacionesy contenidospsquicos entre distintos sujetos y,particularmente,deunageneracinaotra,comolosefectosdedichastransferencias. Sinhaberhechodeellaunconcepto,Freudsehainteresadoenelfenmenodelatransmisinpsquicaennumerosos trabajos. En primer lugar, cuando considera, muy tempranamente, la etiologa de laneurosis, donde las transmisiones operan tanto en la diacrona de las generaciones como en lasincronadeloscontemporneos[1]. Mstarde,alinteresarseenlapsicologadelosconjuntosyenlacontinuidad de la vida psquica a travs de las generaciones, profundiza en el fenmeno de latransmisin como propio del funcionamientomental. EnTtem y tab , propone que no haynada verdaderamente importante que una generacin pueda sustraer a la siguiente, porque cadahombretieneunaparatocapazdecorregirlasdeformacionesqueelotroleimponeasusemociones.

FORM 7 WSIB PDF

linterna autodefensa

.

LIBRO LIMPIEZA HEPATICA ANDREAS MORITZ PDF

Dion Fortune

.

Related Articles